16 sept. 2009

Krizė (III): las amistades peligrosas. Grave crisis institucional en Lituania.

ESTO es un apunte urgente. No tengo demasiado tiempo ahora. Este semestre ando cargadísimo de trabajo. Pero debo hacerme eco de los últimos acontecimientos. Ayer por la tarde, en una sesión maratoniana del Saeimas o Parlamento lituano, se provocó la caída de su Presidente, el Sr. Arunas Valinskas. Una mezcla a lo lituano de Berlusconi, Jesús Gil y Gil y Lauren Postigo alopécico. Hasta el año pasado era simplemente un business-man metido a presentador y productor de televisión. Un tipo que movía los hilos del show-business en Lituania. Y que se dedicaba a organizar horrendos shows televisivos. Que me recordaban bastante a los shows que se emitían los sábados por la noche en Televisión Española ("la primera"). No sé si TV1 sigue torturando al público con aquellas "galas" del sábado por la noche. A Valinskas le gustaba exhibir en sus programas musicales a su mujer, la cantante (por llamarla de alguna manera), Inga Valinskiene. Una señora que está de muy buen ver. Con motivo de las elecciones al Saeimas celebradas el 12 y 26 de octubre de 2008, y que supuso el fin del gobierno socialdemócrata de Gediminas Kirkilas, el productor de televisión Arunas Valinskas creó un partido político denominado Tautos prisikėlimo partija (Partido de la Resurrección Nacional). En aquellas elecciones al Saeimas -que en Lituania son a dos vueltas- el recién creado partido político obtuvo nada menos que el 15.09% de los votos y 16 de los 141 escaños con los que cuenta el Parlamento lituano. El partido de Valinskas se transformó en la tercera fuerza política de Lituania y en pieza clave para la constitución de cualquier gobierno ya que ninguna de las fuerzas políticas que concurrieron a los comicios obtuvieron la mayoría necesaria para elegir al Primer Ministro. Los resultados de las elecciones posibilitaron la constitución de un gobierno de derechas dirigido por el líder del partido conservador Tėvynės sąjunga - Lietuvos krikščionys demokratai (Unión Patriótica-Demócratas Cristianos de Lituania), el ex-Sajudis Andrius Kubilius. Quien se transformó en Primer Ministro a cambio de aupar a Valinskas a la Presidencia del Saeimas. El Sr. Valinskas, que hasta no hace mucho se dedicaba a desfilar con "faldas y a lo loco" en horrendos shows televisivos, ocupó a través del pacto con el "PP lituano" la segunda posición institucional del país (la Presidencia de la República sería la primera institución aunque se trata más bien de una figura simbólica pues el Presidente de Lituania tiene pocos poderes efectivos).

Todo parecía atado y bien atado. Un coalición conservadora en el gobierno del país que, en el año que lleva en el poder, se ha dedicado a subir impuestos y precios de servicios públicos como el transporte, a recortar todo lo que se podía recortar y a desmantelar las tímidas políticas sociales implementadas bajo el gobierno socialdemócrata de Gediminas Kirkilas. Y todo ello, claro está, escudándose en la crisis económica internacional. Sin embargo, algo ocurrió la semana pasada. Algo que, en menos de una semana, ha supuesto la defenestración de Valinskas y el riesgo de unas nuevas elecciones anticipadas. Algo que probablemente ha pasado desapercibido en la mayoría de medios de comunicación internacionales. Se trata de la detención en Bulgaria del capo mafioso Henrikas Daktaras. Que estaba buscado por la Interpol y que durante los años noventa llegó a ser una especie de "padrino" de los grupos mafiosos que operaban el Lituania. Daktaras significa "doctor" pero no es un apodo sino el apellido real de este individuo que tenía en Kaunas su base de operaciones. La detención de Henrikas Daktaras ha sido, de lejos, la noticia más seguida en este país durante la semana pasada. Se ha seguido con mucho más interés incluso que los partidos de baloncesto. Que ya es decir en un país donde este deporte es casi una religión. Literalmente la gente se paraba en medio de la calle para ver las noticias por televisión. O para escuchar la radio. Atentos a los acontecimientos relacionados con la detención de este famoso mafioso al que se le atribuyen numerosos delitos de sangre y que, sin embargo, es visto por muchos lituanos como una especie de "héroe". Algo así como una especie de "Lute" lituano. Incluso alguien metió su perfil en la wikipedia.

Pues bien, de alguna manera llegó a filtrarse la noticia de las íntimas relaciones de amistad entre la Sra. Valinskiene, la mujer del Presidente del Saeimas, que también es parlamentaria junto a los amigos de Valinskas, y la mujer del lugarteniente del capo mafioso. Las relaciones entre la mujer del íntimo amigo del mafioso y de la esposa, cantante y parlamentaria Inga Valenskiene forzó a la recientemente elegida Presidenta del país, la "independiente" y ex-comisaria europea Sra. Dalia Grybauskaitė -la primera mujer que ocupa la jefatura de estado- a solicitar públicamente la dimisión de Valinskas. Éste, por supuesto, se negó a dimitir. Ayer por la tarde, ante la evidencia de las amistades peligrosas del Sr. Valinskas nada menos que con el jefe de la mafia lituana, el Saeimas acabó apeándolo de su cargo. Y ello ha abierto una crisis institucional de resultados inciertos. Pues el gobierno de Kubilius, como ya he dicho, se sostiene gracias al apoyo del partido de Valinskas. Un partido formado por cantantes, porno-stars, exhibicionistas y freaks de diverso tipo que se asomaban frecuentemente en los programas televisivos producidos por este personaje.

Os dejo con un vídeo del Sr. Valinskas "trabajando" como seleccionador de modelos de las Olialia pupytes. Este fin de semana intentaré volver sobre el asunto. Valinskas es el tipo calvo con gafitas vestido de forma hortera que se dedica a hacer preguntas a las chicas. Sobre las Olialia pupytes ya hablaré otro día. Aquí son toda una institución. Se trata de un business muy lucrativo. Se ha convertido en una especie de marca. Hay una cadena de pizzas y ordenadores "Olialia Pupyte". Incluso un helado de cola con ese nombre. "Olialia" es la forma lituana de escribir "olalà".Y "pupyte" significa algo así como "habichuelita". En español mejor traducirlo como "culito". Un término entre irónico, cariñoso y "picantón" para dirigirse a las chicas jóvenes que "están buenas" y que se visten de forma un tanto extremada. A algunas chicas les gusta que le digan "pupyte". Otras se sienten ofendidas. Todo depende de la chica, claro.



Estadísticas de las Cartas desde el Este


3 comentarios:

  1. Que idioma de todos estos hablas???? ruso?

    Muy interesante todo lo que cuentas... me hago seguidor¡¡

    Tengo un blog de radio me encantaría que te pasaras a visitarlo:
    10 historias 10 canciones

    Si te gusto:
    pincha aqui

    ResponderEliminar
  2. Vaya telenovela que hay montada en Lituania !Si parece "Sin tetas no hay paraiso", entre tias operadas, traficantes de droga y politicos corruptos! Es Lituania la Colombia del Baltico?

    ResponderEliminar
  3. Y hoy llegó aquí Lukashenko ;) Este fin de semana a ver si le doy un poco más al blog.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios y sugerencias. Te envío un saludo.Argonautas.