21 nov. 2009

Krizė (V): Tamiflu, pisos a 80 euros y prisiones secretas de la CIA

TENGO muy poco tiempo estos días de noviembre para actualizar mi blog. Me gustaría dedicar más tiempo a mi aficción bloguera. Y escribir con mayor frecuencia sobre lo que ocurre en este país y en mi entorno inmediato. Pero literalmente no tengo tiempo para casi nada. A duras penas puedo hacer frente a los numerosos compromisos que tengo. Dejaré para otro momento mi relato del viaje que hice recientemente a Dinamarca y Suecia. Como dije en otro post, ese viaje me ha originado cierta crisis de confianza en mi propio proyecto personal. Y, de alguna manera, también me ha abierto nuevas puertas y nuevas posibilidades profesionales.


Esta semana he andado liadísimo con los exámenes parciales. Y por una extraña combinación de circunstancias he acabado con las llaves de un nuevo apartamento en el bolsillo. Un apartamento por el que pagaré 300 litas al mes (unos 85 euros). Un piso totalmente renovado y al que no le falta ni un detalle. El apartamento está al lado de la estación provisional de trenes de Kaunas. No muy lejos del Kauno Marios. En el barrio de Petrasiunai, al sur de la ciudad. Un barrio que tiene fama de ser inseguro. Una fama que probablemente no merece. Se trata de un barrio obrero habitado por currantes y gentes sencillas. Un barrio que siempre me ha resultado atractivo pues tiene numerosos bares y cafés. Y porque se encuentra en las proximidades de un paraje natural extraordinario.

La ubicación del apartamento me resulta muy conveniente. Tengo la estación de tren a 10 minutos de mi puerta. Con lo que voy a ahorrar tiempo y dinero en mis trayectos a Vilnius. Además mi nuevo hogar está a una distancia razonable del Kauno Marios. Una zona de recreo donde casi todos los ciudadanos de Kaunas se asoman al menos un par de veces al año. Sobre todo en verano. Porque allá hay un embalse que fue construido en época soviética para aprovechar la fuerza hidroeléctrica de las aguas del río Nemunas. Un embalse que funciona como una auténtica playa. Con puestos de comida, un Yatch Club, numerosos vestidores y mesas de madera sobre las que comer cómodamente. Y un hermoso monasterio barroco benedictino, el Pazaislis Cloister, construido en el Siglo XVII por arquitectos italianos. Donde en época estival se organizan numerosos festivales de música. Un imponente complejo arquitectónico que muy pocos turistas visitan pues está un tanto alejado del centro de la ciudad. En fin, al apartamento nuevo me iré trasladando poco a poco. A lo largo de toda la próxima semana. A ver cómo arreglo el tema de internet. Porque deberé darme de alta y esperar unos días hasta que vengan a instalarme la conexión. A mi actual casero, un jubilado que cobra una pensión miserable y con problemas cardiacos, le dará un patatús cuando le diga que me voy de aquí. Las 500 litas que le pagaba todos los meses le ayudaban a subsistir. No sé lo que hará ahora el abuelo. Porque por ese precio no va a encontrar a nadie que se atreva a ocupar este viejo y desangelado apartamento en el que he vivido por más de dos años. Con sus antiguos muebles de la época de Brezhnev. Y con la cisterna del wáter permanentemente rota.

Mi amiga Gintare R., una joven lituana que estuvo viviendo en Catalunya por cinco años, me llamó hace tres días y me preguntó si me interesaba alquilar un piso renovado cercano a la estación. Sus dueños, una pareja joven con una niña, ha decidido marcharse al Reino Unido. Para vivir y trabajar allá. Para currar en los “dirty jobs” que los nativos ingleses no quieren hacer. Ayer estuve celebrando con ellos su fiesta de despedida. Y estuvimos hablando, entre otras cosas, de la profunda crisis económica que vive Lituania. Una crisis económica que está forzando a muchos jóvenes y no tan jóvenes a salir del país. Porque aquí no encuentran trabajo. Y porque el que hay es precario y está mal pagado.

En fin, la noticia de la semana ha sido aquí la primera muerte por la gripe de Donald Rumsfeld, la gripe porcina, que ahora llaman virus H1N1. Murió una estudiante de Kaunas. Una estudiante de un gimnazija. Eso ocurrió el miércoles pasado. Al día siguiente muchos padres decidieron no enviar sus hijos al colegio. Por miedo al contagio. Y varios centros de estudios decidieron cerrar. Uno de los gimnazijas para los que trabajo me comunicó que las clases habían quedado suspendidas por al menos una semana. En estos dos días he visto numerosos ciudadanos con máscaras cubriéndoles la cara. Me quedé ayer muy sorprendido al ver varias señoras con máscaras en el trolebús que habitualmente tomo para ir al centro de la ciudad. Luego vi una chica que hacía tranquilamente sus compras en el supermercado IKI que tengo al lado de casa. Cubría su cara con una máscara de papel. Me resultó tremendamente llamativa la imagen de la niña embutida en minifalda y medias negras y cubierta por una máscara como las que utilizan las enfermeras en los post-operatorios. Iba taconeando por el pasillo recién encerado del establecimiento comercial. Buscando la sección de quesos y productos lácteos con su máscara puesta. Es lo que le faltaba a este país. Bastantes problemas tiene ya para que encima le vengan a joder con la gripe de Rumsfeld. En el Kauno Diena de ayer pude leer que se han agotado las existencias de Tamiflu en las farmacias de la ciudad. Y que se han producido escenas de histeria en algunas farmacias pues no había Tamiflu suficiente para todos los clientes. Que hacían cola para hacerse con alguna de las cajas de ese preciado medicamento. Fabricado por la empresa del enemigo de la humanidad y criminal de guerra Donald Rumsfeld. Quien fuera secretario de defensa de George W. Bush.

Recojo también en este post una noticia relativa a la cárcel secreta que la CIA ha construido a las afueras de Vilnius. Es una noticia que apareció en el Washington Post del día de ayer, 20 de noviembre, y de la que se han hecho eco hoy varios medios de comunicación de este país. Se trata, al parecer, de una especie de pequeño "Guantánamo" lituano. Donde se mantenían detenidos y se torturaba a militantes islamistas. Sospechosos de formar parte de Al Qaeda. Reproduzco la noticia tal como apareció en el Washintong Post de ayer. Resulta que Lituania siempre ha presumido de respetar los derechos humanos. Al menos ese es el discurso oficial que se estila por aquí. Hay un museo en Vilnius denominado "Museo de la KGB" que visité en una ocasión. Se trata de una vieja cárcel que ha sido habilitada ahora como museo. Con el objetivo de recuperar la memoria de la represión soviética sobre los sufridos patriotas lituanos. A cinco litas el ticket de entrada. La cárcel de la KGB es una cárcel como otra cualquiera. Muy parecida a los calabozos de la Comisaría de la Via Laietana en Barcelona. Pero el gobierno lituano ha sabido transformarla en algo así como un museo soviético de los horrores. En pura propaganda anticomunista. El mismo gobierno que ahora encubre la construcción de un centro de detención y tortura en Vilnius.

Me pregunto si también se podrá visitar la cárcel secreta que la CIA ha construido en Vilnius. Con el consentimiento tácito del muy democrático gobierno de Lituania. Pero me parece que no será posible. Porque al fin de cuentas los americanos son nuestros amigos. Y porque Estados Unidos tiene ahora un Presidente medio negro, guapetón, simpático, muy demócrata y amigo de los niños. Lituania, como todo el Este de Europa, es un país vendido a las multinacionales y bancos occidentales. Con gobiernos, instituciones y empresas en manos de una élite local a la que le importa un bledo los intereses nacionales, la democracia o los derechos humanos. Los derechos humanos son aquí un espantajo que se agita contra el pasado socialista de este país. Y para tratar de convencer a sus ciudadanos de lo perversos que fueron los comunistas y los rusos. Unos ciudadanos que huyen del país porque no tienen trabajo. Y que subsisten, los que se quedan, gracias a la infraestructura básica que dejó aquí el poder soviético. Os dejo con el artículo del Washington Post que reproduzco aquí en su integridad. El próximo post probablemente lo subiré desde mi nuevo apartamento.

CIA detainees again an issue in Lithuania
SECRET PRISON IS ALLEGED
Parliament to investigate
By Craig Whitlock
Friday, November 20, 2009


CIA detainees again an issue in Lithuania

Lithuania investigates facility that may have been CIA 'black site'

Now the Parliament is investigating a third time, and it is looking a little harder. Fresh reports of covert CIA flights carrying prisoners from Afghanistan to Lithuania, as well as the revelation that U.S. contractors built a high-security complex at the edge of a forest near Vilnius, have added to the suspicions. Many Lithuanian officials said they remain unconvinced that their country's secret services allowed the CIA to detain international terrorists. A few legislators blame Russia and other outside interests for inventing the allegations in an attempt to besmirch Lithuania's reputation.

But increasingly, after years of issuing denials, Lithuania's leaders are no longer ruling out the possibility that the CIA operated a secret prison in this northern European country of 3.5 million people, and that its government will have to deal with the fallout. Last month, newly elected President Dalia Grybauskaite said she had "indirect suspicions" that the CIA reports might be true, and urged Parliament to investigate more thoroughly. The Washington Post first revealed the CIA's overseas prison network's existence in 2005. At the time, it withheld the names of Eastern European countries involved in the covert program at the request of White House officials, who argued that disclosure could subject those countries to retaliation from al-Qaeda.

Valdas Adamkus, who was president when the CIA prison was reportedly in operation, from 2004 until 2005, said he had no personal knowledge of the covert program. But he raised the possibility that Lithuanian security officials could face prosecution if the reports are confirmed. "If this actually did occur, and it is grounded with proof, we have to apologize to the international community that something like this went down in Lithuania," he told the Baltic News Service. "And those who did it," he added, "in my eyes are criminals." In neighboring Poland, prosecutors in the capital of Warsaw have opened a criminal probe into reports that the CIA operated a prison for al-Qaeda suspects near a former military air base. No charges have yet been filed. Dainius Zalimas, a legal adviser to the Lithuanian Defense Ministry, said the existence of a covert prison would violate both Lithuanian statutes and international human rights conventions that the government signed. If firm evidence is gathered by the Parliament, he said, prosecutors would be obliged to open a case and could target both Lithuanian and U.S. officials.
"From a legal point of view, it would mean that Lithuania, along with the United States, was contributing to quite serious violations of human rights," said Zalimas, who is also a law professor at the University of Vilnius. Legal experts said the odds of a successful prosecution are remote, given the secret nature of the CIA's overseas prison network.

But there is precedent. On Nov. 4, after a long-running trial, an Italian judge convicted 22 CIA operatives and a U.S. Air Force colonel of kidnapping a Muslim cleric in Milan and flying him to Egypt, where he said he was tortured. Kestutis Girnius, a Lithuanian political analyst, questioned whether the parliamentary committee that is leading the current investigation can get to the bottom of things. He noted that the committee lacks subpoena power. And although witnesses have a legal obligation to testify truthfully before Parliament, there is no law that would enable them to be charged with perjury if they lie. "I don't think they have the tools and know-how to do a proper probe," he said. Audronius Azubalis is chairman of Parliament's Foreign Affairs Committee, which held exploratory hearings in 2006 but found no evidence that the CIA had operated illegally in Lithuania. He urged patience. "Right now, we can just say, 'Maybe yes, maybe no,' " he said when asked if he gives credence to the CIA allegations. If necessary, he added, "we have the will to clean up the stable."

Historia de la fotografía: Subo una fotografía que tomó una estudiante mía . Me la envió ayer por correo electrónico. Intentaba informarme, de una forma un tanto creativa, de que las clases habían quedado suspendidas como consecuencia de la gripe de Rumsfeld. En la foto aparece un anuncio enganchado en la puerta del gimnazija donde trabajo. Y viene a decir que las clases han sido suspendidas por la gripe. Hasta nuevo aviso.
Estadísticas de las Cartas desde el Este

1 comentario:

  1. Si, he leido la notici sobre el centro de tortura de Vilnius. Parece ser que Rumania y Lituania son los dos paises donde la CIA instalo sus guantanamitos, y en ambos paises hay, por supuesto, museos de los crimenes del comunismo... Ademas de asesino, el capitalismo es hipocrita y vomitivo.

    Salud desde Guantanamo II al Guantanamo III

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios y sugerencias. Te envío un saludo.Argonautas.