24 dic. 2009

Linksmų Šventų Kalėdų, Feliz Navidad, Bon Nadal, Merry Chritsmas

La composición la hice yo mismo con hojas de María y el famoso libro de Vladimir.
ACABÓ el semestre para mí. Yeeeeeepi!!!!!!!!! Estas dos últimas semanas es que no he tenido tiempo ni para afeitarme. Y todavía hoy debo ir a Vilnius a poner unas notas y a firmar unos documentos. Aquí el general invierno ha entrado con fuerza. Y lo hizo de sopetón después de un otoño bastante suave. Las temperaturas cayeron aquí hasta los -20 grados Celsius y ha estado nevando durante más de una semana. Lo sorprendente del asunto es que a los lituanos no parece importarle demasiado el tema. Un proverbio lituano dice que no hay mal tiempo sino mala ropa. Este pueblo está perfectamente adaptado a las severísimas condiciones de este clima. Todavía, después de casi tres años viviendo aquí, me maravillo ante la puntualidad de esta gente. Que llega a su puesto de trabajo a las 8 de la mañana. En punto. Incluso si afuera está cayendo una nevada de la leche. Me maravilla ver a mi estudiantes acudir a mis clases de microeconomía. Que son un "tostón" insoportable. Llegan siempre cinco minutos antes de la lección. Ellos siempre serios, callados, taciturnos. Inexpresivos. Ellas siempre alegres, dicharacheras, bien pintadas, elegantes. Todavía no entiendo cómo se puede ir con medias, minifalda y zapatos de punta de aguja en medio de la tormenta de nieve. Pero la lituana es un especimen de mujer distinto. Adaptada al frío, a la nieve, al agua. Resistente a los elementos. Como si estuviera hecha de fibra Gore-Tex. Una mujer que no se queja nunca.

Hoy por la noche voy a cenar en la casa de campo de los abuelos de mi chica. En Raudondvaris o "Palacio Rojo". Un pueblito que se encuentra a unos diez kilómetros de Kaunas. Voy a celebrar el
Kūčios
, la Noche Buena al estilo tradicional lituano. Es una celebración sin alcohol. Donde, según la tradición, he de comer 12 pequeños platos de comida y beber un brebaje que está hecho de semillas de opio. Y que se llama agounų pienas o leche de amapola en lituano. Ya sé que suena extraño lo que voy a decir. Pero aquí, en Lituania, en numerosos jardines y huertos la gente planta amapola y cannabis. Y bueno, a ellos les resulta natural. Todavía no entiendo muy bien si se trata de opio de verdad. Pero según me cuenta mi chica parece que sí lo es. En cuanto a la marihuana os puedo asegurar que es "buena". Y para demostrarlo subo en este post una fotografía que tomé de unas hojas de marihuana que cogí yo mismo. Pertenecen a una planta que crecía en medio de un parque público. A poca distancia del Soboras, la iglesia más carismática de Kaunas. El libro que aparace en la fotografía es de Lenin. "El Estado y la Revolución" editado e impreso en Moscú en lengua española por la mítica Editorial Progreso. En el año 1985. Y lo compré en Els Encants de Barcelona, en un puesto de libros de segunda mano. Me lo traje a Lituania para hacerle la gracia a mi chica. Que es una anticomunista furibunda. Y poseedora de uno de los mejores traseros de Kaunas. Que ya es decir. A pesar de nuestras desavenencias políticas estamos enganchadísimos todavía. Después de más de tres años juntos. Sobre la historia de la familia de mi chica ya hablaré en otra ocasión. Como apunte solo diré que su bisabuela era propietaria de una fábrica que producía ropa para el ejército del presidente Antanas Smetona. Del que era muy amiga. Y que fue deportada, junto con otros miembros de la familia, a Siberia por Josif Stalin. Los abuelos de mi chica nacieron en Siberia y son descendientes los dos de lituanos deportados en el gulag. Y uno de los tío-abuelos de mi chica era miembro de un grupo de partizanu que estuvo operativo en Kaunas hasta mediados de los años 50. Y que fue fusilado sin demasiadas contemplaciones cuando fue capturado por la policía soviética. Joder, con estos precedentes no me extraña que mi chica sea como es. Y a veces siento que me quedo sin argumentos cuando intento defender los logros del socialismo soviético. Volveré sobre el asunto cuando pueda.

Y hablando de marihuana, el día 2 de enero estaré en Siulai, en pleno corazón de Samogitia o Zemaitija. Mi amigo Aurimas O., que es un "broker" especialista en fondos de pensiones, me ha invitado a pasarme por allá. A comer en la casa de su abuela. Que todavía habla samogitio. En Samogitia, por cierto, hoy celebran la noche buena comiendo pastelitos rellenos de cannabis. Toda esta información me la ha pasado mi chica. Que, aunque liberal en sus costumbres, es una lituana de pura cepa, descendiente directa de uno de los Duques de Lituania. De lo que se siente muy orgullosa. Una lituana que ama su tierra y que conoce perfectamente las tradiciones de su país. A mi todo eso me importa un pimiento. Yo soy un paria de la tierra. Y mi madre no guarda el escudo de armas de la familia porque sencillamente no tenemos escudo de armas. Y en cuanto a las tradiciones de Catalunya, tal vez siento cierta fascinación por el caganer. Que viene a ser una figurilla que se coloca en el Belén. No muy lejos del Niño Jesús. La figura de un pagès catalán "dando de vientre" y enseñando el culo. Creo que el caganer es el símbolo que mejor representa la cultura catalana. Y de lo que Catalunya ha aportado y puede aportar al mundo. Un psicólogo de la escuela freudiana podría probablemente hacer una disertación sobre el significado del caganer. Yo no soy freudiano pero no tendría problemas en admitir que existe una relación oral-anal entre el pueblo catalán y el resto del Reino de España. Oral-anal, o como quiera que se denomine a las relaciones sadomasoquistas. Pues ya digo que no domino la jerga freudiana en absoluto.

Estos días voy a recibir la visita de otro bloguero, Asier, el autor de "Cartas del Este", un blog absolutamente recomendable para todos los que quieran conocer lo que está ocurriendo en los países que en otro tiempo estaban "al otro lado del muro". El tipo ése tiene la familia de su pareja en Riga. Supongo que su chica debe ser letona. Hace unos días me envió un mensaje a mi mail. Una carta en catalán, lo que tiene su gracia pues el payo es de Bilbao. En fin, hemos acordado encontrarnos estas navidades. Creo que al final acabaremos por compartir algunas cervezas juntos. Si viene a Kaunas ya le haré probar un poco de la
María que recogí yo mismo este verano. A ver si le gusta.

Y bueno, os deseo a todos que tengáis una Feliz Navidad y tal. Es la primera vez que no podré beber alcohol porque aquí, en la tradición lituana, está estrictamente prohibido beber alcohol esta noche. Sólo se puede beber zumo de fruta y el
agounų pienas. Que se toma con cuchara como si se tratara de una sopa fría. Ya os contaré qué tal sabe. Y cómo me fue la Noche Buena entre esta gente. La Noche Buena compartida con miembros de la última tribu pagana de Europa. Y que celebran el nacimiento del Mesías bebiendo un brebaje hecho con semillas de opio hervidas o comiendo pastelitos rellenos de cannabis. Por algo Lituania es el único país de Europa con una bandera nacional que se parece a la bandera "rastafari". Una bandera rasta con los colores mal combinados.

Linksmų Šventų Kalėdų ir Laiming
ų Naujujų Metų!
Merry Christmas and Happy New Year!
Bon Nadal i Feliç Any Nou!
Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!



Estadísticas de las Cartas desde el Este

5 comentarios:

  1. Muy interesante lo que cuentas acerca de esas tradiciones tan próximas al paganismo en el último país cristianizado de Europa. Una suerte, además, poder oír a alguien que todavía habla samogitio: ahora que voy en busca de minorías, me tendré que acercar por allí (este verano fui a donde los livonios, en el norte de Curlandia, y resultó que el último hablante murió hace pocos meses... Sin embargo, fue una experiencia interesante).
    Me gustará leer tus comentarios sobre la nueva experiencia.
    ¡Felices fiestas también para vosotros!

    ResponderEliminar
  2. Hola. Pues ya subiré un post sobre el tema. Aquí hay un movimiento autonomista que reivindica la inclusión de la denominación "samogitio" en el pasaporte lituano. Además ya subiré un post con una foto de una revista editada en Telsiai y escrita en Samogitio. Por lo demás tengo este año un estudiante de 19 años que lo habla perfectamente ;) Venga si te subes por aquí no dudes en visitarme. Salutacions.

    ResponderEliminar
  3. Que interesante. Da igual que no puedas beber alcohol, sin te puedes fumar unos porritos de marihuana. En Rumania esta estrictamente prohibido, ademas de que hay bastante sensacion de miedo, como si todo el mundo mirara a traves de las paredes y te fuera a denunciar.

    En fin, espero que las bebidas de opio propicien una noche muy buena, y que luego nos cuentes como te fueron estas fiestas.

    Por cierto, El Estado y la Revolucion junto con las hojas de cannabis forman un conjunto muy revolucionario...

    ResponderEliminar
  4. Me caen bien esos lituanos... xDDD

    Si yo viviera en un Estado con tan gloriosas tradiciones populares, creo que también me haría nacionalista!!

    ResponderEliminar
  5. Y es el único pueblo báltico que las mantiene pues según me contó Asier en su reciente visita a Kaunas los letones celebran la noche buena de manera muy sosa. Comiendo guisantes con tocino :)
    Y claro, ni punto de comparación.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios y sugerencias. Te envío un saludo.Argonautas.