28 mar. 2010

Krizė (VI): Mr. Smiles y las frías aguas del deshielo

SUBO hoy, en este nublado día de domingo, un pequeño vídeo que tomé hace una semana con mi camarita. Una camarita Olympus, de baja gama. Sin demasiadas prestaciones ni pretensiones. Pero fácil de llevar. Y que, si llegara el caso, no me importaría demasiado romper o extraviar. El protagonista del vídeo es una especie de muñeco que he bautizado con el nombre de Mr. Smiles. Porque siempre está sonriendo. Y que lo utilizo como herramienta pedagógica en mis clases. Se trata de un globo relleno de harina. Y que compré hace unas semanas en un supermercado de la cadena IKI. Que en lituano significa algo así como "see you". El muñeco está fabricado en Alemania. Y cuesta dos litas. Y los hay de distintos colores. El gorro "rasta" que lleva puesto Mr. Smiles lo tomé prestado de una figurilla de plástico que hay en mi apartamento. Una especie de cenicero erótico con la figura de un negro y una negra practicando sexo alegre. La postura del perro, para ser más preciso. Un negro con un enorme petardo de María. Y que se la endiña por detrás a una negra con cara de extasiada y que parece disfrutar de lo lindo. La pareja que me alquiló este piso es todavía una pareja joven. Con una niña de unos cinco años. Y creo que les molaba bastante la jodienda porque aquí me han dejado varias figuras eróticas. El cenicero. Y una parejita de ancianos semidesnudos que se masturban sobre unas tumbonas de lona. Como si estuvieran en una especie de playa nudista. No sé de dónde coño sacaron esas figurillas. Pero estaban a la vista de todos. En una vitrina que hay en el comedor. El otro día abrí uno de los cajones del gran armario que hay en el dormitorio y me encontré una caja con un montón de preservativos de colores y sabores distintos. Menuda cara que se me quedó. Y bueno, creo que más temprano que tarde acabaré haciendo uso de tan inesperado regalo. Aunque no acabo de ver claro qué voy a hacer con unos condones que tienen sabor a fresa, banana o pomelo. En vez de follar le entran ganas a uno de hacerse una macedonia con ellos. Que yo, en estos temas, soy un tipo bastante tradicional. Como corresponde a un marxista de cultura católica y familia obrera. Y formado en un colegio fundado por curas escolapios progres.

La pareja de lituanos que me alquiló el piso vive ahora en el Reino Unido. Y ambos forman parte del enorme contingente de emigrantes que abandonaron el año pasado este país. Según las estadísticas oficiales, alrededor de 20.000 lituanos dejaron el país por motivos laborales. Esas son las cifras oficiales porque la cifra real podría llegar a ser alrededor del doble. Al menos eso es lo que cuentan los diarios por aquí. Y lo que dice todo el mundo. El fenómeno de la emigración ha acabado por ocupar el centro del debate político. Y aparece de forma recurrente en los medios de comunicación nacionales. Y hasta los políticos hacen ver que se preocupan por las dimensiones del fenómeno. Porque la cifra de 20.000 emigrantes en tan sólo un año es, sin duda, preocupante. Nunca en la historia de la Lituania independiente se ha vivido una ola migratoria de tal magnitud. Y tengamos en cuenta que éste es un país pequeño. De poco más de tres millones de habitantes. Las previsiones para este año no son precisamente halagüeñas. Lituania cuenta con 300.000 personas sin empleo (alrededor del 20% de la población activa). Sólo Letonia y el Reino de España -!pero mira que es cutre Is Pain!- tienen porcentajes de desempleo superiores. Este año continuará la sangría migratoria hacia la Europa "rica" y "de las oportunidades". Quienes se van de aquí son personas jóvenes. Jóvenes cualificados con estudios superiores. O trabajadores especializados en alguna profesión. Personas aptas para generar riqueza. Y que acabarán generándola no en Lituania. Sino en alguno de los países de esa Europa "rica" de la que Lituania desde luego no forma parte. Una Europa de la que Lituania, tras veinte años de "democracia", "libertad" e "independencia", sigue estando muy lejos. Como ha ocurrido con la mayoría de países que antes formaban parte de la esfera socialista, Lituania se ha convertido en un país que exporta mano de obra y materias primas baratas. Y carne de cañón para las aventuras de la OTAN. Y que importa turistillas de todo a cien, "hombres de negocios" que buscan "meterla en caliente", y Erasmus de botellón subvencionado y en permanente estado de excitación peneana. Por no hablar de los agentes americanos que se dedicaban hasta hace poco a torturar presuntos terroristas en un centro de detención secreto que la CIA tenía instalado en Vilnius. Ni de los miembros de las diversas sectas religiosas que campan por aquí a sus anchas. Entre los que, claro está, incluyo al Opus Dei. Sobre la presencia de sectas evangelistas y del ultra-conservador Opus Dei debería dedicar un par de entradas. De momento prefiero dejar aquí este breve apunte. Aunque prometo destapar algún día la caja de truenos.

En una de las high-schools para las que trabajo me dijeron que más de veinte estudiantes se irán el próximo semestre a trabajar y estudiar fuera del país. La mayoría de ellos al Reino Unido, Noruega o Alemania. Se van de Lituania a buscarse las "mongetes" fuera. Algunos de ellos, los más afortunados, van sólo a estudiar. Porque cuentan con el soporte económico de la familia. Sin embargo, la mayoría intentarán simultanear los estudios con algún trabajo que les ayude a subsistir. Mr. Smiles los va a echar de menos a todos ellos. Porque, como cualquier buen profesor, no puede dejar de sentir afecto hacia todas aquellas personas que un día fueron alumnos suyos. Todos ellos forman ya parte de su vida. De su vida de globo relleno de harina. Con una perenne sonrisa dibujada sobre su roja y elástica cara de goma.

Historia del vídeo: En el vídeo puede verse a Mr. Smiles subido a una baranda de hierro. La escena la tomé en las proximidades del Aleksotas tiltas. Que es mi puente favorito aquí en Kaunas. La acción (o mejor dicho, la no-acción) se desarrolla a la orilla del río Nemunas. Que como se aprecia en las imágenes bajaba repleto de agua. El río ha visto incrementado su caudal como consecuencia del deshielo. Unos amigos me contaron que el río acabó desbordándose en varios puntos de su recorrido. Anegando parques y jardines cercanos. Mr. Smiles me ayuda a ver con otros ojos la ciudad en la que vivo desde hace ya casi tres años. Voy haciendo fotografías a las estatuas y lugares peculiares mil veces fotografiados por otros . Y que también yo mismo me he hartado de fotografiar. Pero el otro día se me ocurrió coger a Mr. Smiles y subirlo nada menos que a las manos de la estatua del presidente Antanas Smetona. Una estatua que se encuentra ubicada en los jardines del antiguo palacio del Presidente de la República. Cuando Kaunas era la capital de la Lituania de entreguerras. Desde entonces siempre llevo la camarita y a Mr. Smiles en mi bolsa. Y le voy tomando fotos en los sitios más insospechados. Y pienso redescubrir y reinventar con él el país entero. Y hacerlo cómplice y compinche de mis aventuras y viajes. Es como una propuesta creativa dadaísta que me permite mirar el mundo con los ojos curiosos y limpios de un niño travieso. Hoy le he abierto un espacio en flickr y creo que acabaré por crearle un perfil propio en facebook. Y de vez en cuando se dejará caer por "Cartas desde el Este". Ya veremos.



Estadísticas de las Cartas desde el Este

1 comentario:

  1. Triste destino el de los ciudadanos de las ricas exrepublicas sovieticas, y paises del bloque del este. Como dices tu, carne de cañon para empresarios criminales o para ejercitos mercenarios.

    Que tengas un combativo 1 de mayo

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios y sugerencias. Te envío un saludo.Argonautas.